sistema de roza


El maíz se cultivó en casi toda América mediante agricultura extensiva. Existe probablemente una gran interrelación entre la generalización de dicha agricultura a partir del año 1.200 a.C. y la expansión de nuestra planta alimenticia. El sistema de cultivo era naturalmente la roza ( cortar el monte , dejarlo secar, quemar el ramaje, sembrar | , esperar las lluvias, y cosechar), que producía un empobrecimiento del suelo y la necesidad de dejar barbechar durante cinco o diez años el terreno que se había cultivado cuatro años consecutivos. Esto obligaba a rodear cada vivienda de un gran número de parcelas (unas en producción y otras en barbecho), lo que impedía la concentración demográfica y favorecía la vivienda dispersa. El Padre Las Casas se sorprendió de este fenómeno, como buen andaluz, y anotó que los indios vivían como los vascos, es decir, con pequeños núcleos habitacionales inmersos en las tierras de cultivo. A la agricultura extensiva, relacionada íntimamente con el maíz, como hemos dicho, debemos posíblemente que el régimen urbano se localizara en muy pocas zonas, Mesoamérica y la Región Centroandina, donde la agricultura intensiva permitió la acumulación de excedentes alimenticios suficientes para la creación de ciudades y la división del trabajo. Incluso en estas dos zonas privilegiadas se empleó también el cultivo de roza | .

4.1.- LA ROZA MAYA

El sistema de roza empleado por los mayas es el mismo que se ha seguido utilizando en la zona donde vivieron estos naturales desde hace mas de tres mil años, según ha indicado Morley.Se conoce como agricultura de milpa, por la palabra azteca milpa, que significa maízal. En realidad la palabra maya para designar el campo dedicado a sembradío de maíz es col y el sistema sería propiamente agricultura de col. Tiene 10 etapas bien diferenciadas, que son las siguientes:
1.- Localización del campo
2.- Derribo de bosque y maleza
3.- Quema de monte (roza)
4.- Siembra
5.- Deshierbe
6.- Doblamiento de las cañas
7.- Cosecha
8.- Almacenamiento
9.- Desgrane
10.-Conducción del maíz al pueblo |
La localización del terreno adecuado era fundamental y se realizaba buscando la fertilidad del suelo y su proximidad al agua. El suelo se dividía luego en macates, que eran espacios cuadrangulares de unos 20 metros de lado cuyas esquinas se amojonaban con piedras. El derribo del monte era el trabajo más duro y se efectuaba comúnmente en el mes de agosto, época lluviosa en la cual las plantas y los árboles eran más fáciles de cortar. Se hacía con un hacha de piedra llamada baat. Primero se cortaban los arbustos y la maleza; luego los árboles más altos. El material vegetal se reunía con objeto de facilitar su quema. Los campos que habían sido cultivados anteriormente no se talaban hasta pocas semanas antes de la roza. En cuanto a la quema del monte se efectuaba en los meses de marzo o abril, cuando el sol había secado la maleza por completo. Se prendía fuego a los materiales vegetales un día de viento | , utilizando una tea hecha de una rama con la punta raspada del árbol llamado catzim. Se hacían varios fuegos a la vez, a favor del viento e invocando a los los dioses del viento mientras se silbaba.
La siembra era la labor más importante. Se realizaba entre los meses de abril y julio, como dijimos, y principalmente en mayo . Se necesitan dos días para desgranar el maíz suficiente para sembrar cuatro o cinco hectáreas de maíz, y unos 12 días para las tareas. Usualmente se empleaban unos 11 kilos de semilla por hectárea. El maya sembraba sirviéndose de un palo puntiagudo cuya punta estaba endurecida al fuego, que se llamaba xul. Con este útil hacía unos hoyos de 9 a 13 cm. de profundidad en línea recta y dejando una distancia de 1'25 m. entre una y otra. En cada hoyo se echaban de 3 a 6 granos , que originaban 2 o 3 plantas. El agujero se tapaba con el pie | o con el mismo palo, como anota Landa: "siembran trayendo un taleguillo a cuestas y con un palo puntiagudo hacen un agujero en la tierra y ponen en él cinco o seis granos, que cubren con el mismo palo" | . El mismo cronista añade que "los indios tienen la buena costumbre de ayudarse unos a otros en todos sus trabajos" | .
El deshierbe varíaba en función de la antigüedad de la col y del lugar donde estaba asentada. Si se trataba de una siembra nueva, situada en monte alto, no se hacía mas que un solo deshierbe; cuando el maíz alcanzaba entre 50 y 75 cm. Si el terreno había sido utilizado sucesivamente durante varios años, había que deshierbarlo hasta dos y tres veces. La labor se hacía cuidadosamente sacando bien las raíces de las plantas malas. De esto dependía la vida de la parcela para ulteriores cultivos | . Un buen deshierbe permitía cultivar el mismo terreno hasta cinco años consecutivos, pero uno malo obligaba a ponerlo en barbecho a los dos o máximo tres años | . En cuanto al doblamiento de las cañas era una costumbre propia de los naturales mesoamericanos. Se practicaba cuando estaba a punto de terminar el período de madurez de las mazorcas; hacia septiembre u octubre. Las cañas se doblaban cerca y abajo de las mazorcas, y se dejaban así éstas para que completasen su maduración. La cosecha se realizaba en noviembre; un mes después de doblar las cañas. Podía recogerse el maíz a un ritmo de una hectárea de cultivo cada siete u ocho días, pero lo usual era no cosecharlo de una sola vez, sino en consonancia con las necesidades. Se cosechaba por ello en los meses de diciembre, enero, febrero y hasta marzo y abril. Para deshojar la mazorca se usaba una punta de madera, de hueso o de cuerno de venado y sólo se separaba la parte exterior | .
Cuando el maíz se recogía de una sola vez se almacenaba en unos graneros altos y rectangulares, que se construían con palos y techo de palma en las proximidades a los sembradíos. Allí se colocaban las mazorcas en posición vertical y lo más juntas que era posible. En el norte y centro de Yucatán se usaba en cambio desgranar el maíz en la col y almacenarlo en las casas en unos cajones cilíndricos forrados con hoja de palma. El desgrane se hacía de varias maneras. Lo más frecuente era sacar uno a uno los granos de la mazorca con enorme paciencia, pero también podía hacerse colocando las mazorcas en una hamaca y golpeando ésta con un palo para que fueran cayendo al suelo los granos a través de las cabelleras de la hamaca. Otro método era colocar las mazorcas sobre un bastidor de palos y varearlo. El grano se embolsaba entonces en sacos de henequén, que se transportaban a la espalda hasta el poblado. El maya llevaba usualmente una carga, peso equivalente a unos 43 kilos y tres cuartos .
El sistema de roza empleado por los mayas no parece el mas apropiado para una acumulación de excedentes que permitiera el desarrollo de una alta cultura. Cuando estudiemos el aspecto de los rendimientos del maíz veremos alguna sugestiva hipótesis sobre este problema que tanto ha preocupado a los prehistoriadores. Las investigaciones recientes han replanteado todo el problema pues en primer lugar se ha retrotraido el asentamiento de grupos agrícolas en el territorio maya al año 2.500 a.C. y la formación de una civilización al período Formativo, y en segundo lugar se han encontrado evidencias de agricultura intensiva durante el período clásico. Norman Hammond ha escrito: "De algún tiempo a esta parte se sabe que durante el período Clásico las técnicas de tala y quema coexistieron con formas de cultivo mas intensivas que implicaban la modificación del paisaje. Así, en las laderas de las colinas se labraron terrazas. Estas evitaban la erosión al retener la tierra de aluvión y permitían la explotación de tierras que de otro modo serían incultivables. Grandes áreas fueron desbrozadas y aterrazadas simultáneamente, lo que sugiere que el trabajo estaba dirigido desde un único centro de poder. Una vez dividida la tierra en campos aterrazados, pudo haberse asignado a individuos para que la cultivaran... En las tierras húmedas de los valles de los ríos y en las cuencas de drenaje lento, tales como el Bajo de Morocoy, en Yucatán, o el pantano de Pulltrouser, en el norte de Belize, se abrieron canales para si tener campos bien drenados, transformando las márgenes inundadas en tierra que podía ser cultivada estacionalmente o incluso a lo largo de todo el año"

 

http://www.lablaa.org/blaavirtual/historia/lucena/zeamayz/zeamayz3a.htm

|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

  • No hay comentarios recientes
Cerrar